Lidié con años de síndrome de ovario poliquístico y endometriosis

“Admito que estaba desesperada y pensé: “¿Por qué no intentarlo? Todo lo demás me ha fallado”

Siempre he vivido la afirmación: “Nunca pongas tu fe en el hombre, solo en Dios”; sin embargo, después de pasar años con “mi” amado Dr. Massey, me di cuenta de que Dios ha ordenado a personas en esta tierra como él para restaurar la fe y la esperanza.

Lo que el Dr. Massey y Dawn hacen por sus pacientes es inconmensurable. Después de todos sus años en la práctica, la relación que desarrollan contigo te hace sentir como si fueras la única persona que les importa.

Lidié con años de síndrome de ovario poliquístico y endometriosis, y después de investigar me encontré con esta práctica. Admito que estaba desesperada y pensé: “¿Por qué no intentarlo? Todo lo demás me ha fallado”.

Mi primer ciclo nuevo falló y lloré, pero en ese momento (a pesar de todas las lágrimas) decidí dejarlo ir y dejar que Dios se hiciera cargo. El Dr. Massey no se rindió conmigo. Él dijo: “Bueno, te veré el próximo mes, te vamos a conseguir algunos bebés”.

Para mi primer ciclo congelado…diré que no me sentía tan estresada o intimidada. Finalmente comprendí la importancia de la paciencia y la fe. Después de pasar por este ciclo, mi espera de dos semanas finalmente terminó y ¡recibí la llamada que deseaba escuchar!

¿Recomendaría al Dr. Massey? 1000% ¡sí! La esperanza que te dan vale cada centavo. Gracias al equipo de Massey, soy la orgullosa mamá de las gemelas y de mi hermoso bebé. El Dr. Massey usó su regalo para darme tres de los obsequios más perfectos y preciosos que jamás hubiera soñado.

Con la más sincera gratitud, Dr. Massey y equipo … ¡GRACIAS!

-R. Russell-Hughley

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin