Madre soltera por decisión

¡En el segundo ciclo de FIV quedé embarazada y ahora tengo un hermoso niño!

Soy una madre soltera de 46 años, gracias al Dr. Massey. Mi carrera como veterinaria nunca me permitió tener tiempo para relaciones serias, así que nunca tuve hijos. De repente, cuando tenía 43 años, mi reloj biológico se despertó y supe que quería tener un bebé. Siempre he tenido buena salud, así que pensé que sería fácil. Pero cuando fui al Dr. Massey, fue muy sincero conmigo acerca de las estadísticas de una mujer de mi edad. ¿En general? No se veía bien. Mi reserva de óvulos era muy baja y la calidad a mi edad tampoco era buena. Decidí que quería seguir adelante a pesar de tener las probabilidades en mi contra.

El Dr. Massey me permitió pasar por un ciclo de inseminación artificial, en el que insistí debido a mi éxito en la reproducción de animales como veterinaria. Después de que eso falló, recomendó encarecidamente que vayamos directamente a la FIV porque las tasas de éxito son mucho mejores.

Pasar por tratamientos de infertilidad no es algo fácil, y como mujer soltera, sin el apoyo de una pareja, fue realmente difícil. Incluso después de que obtuve los resultados positivos de la prueba de embarazo, estaba tan asustada de perder al bebé. El Dr. Massey me permitió ir a hacerme una ecografía en cualquier momento que necesitaba tranquilidad. Aprecié lo mucho que se preocupaba por mí y por el resultado, y siempre me ayudaba a tranquilizarme. Sabía lo importante que era esto para mí.

Desde que tuve a mi hijo, me he mudado a España y he vuelto a priorizar mi vida para dedicarle más tiempo a mi vida personal. Estoy muy agradecida con el Dr. Massey. Si bien someterse a tratamientos de infertilidad es difícil, ¡HAY esperanza! ¡Vale la pena intentarlo! ¡Estoy tan contenta de no haber renunciado a mi sueño de convertirme en mamá!

-Sylvia

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin