Fertilización in vitro

Resumen de la FIV

  • La fertilización in vitro (FIV) es uno de los tratamientos de fertilidad más populares y más recomendados debido a sus altos índices de éxito.
  • La FIV combina el esperma de un hombre con el óvulo de una mujer en una placa de laboratorio y el embrión que se obtiene (óvulo fertilizado) se implanta en el útero de la mujer.
  • La FIV es una manera eficaz para superar problemas de infertilidad y lograr un embarazo.

¿Qué es FIV?

La fertilización in vitro (FIV) es una manera de reproducción asistida que combina el esperma de un hombre con el óvulo de una mujer en una placa de laboratorio. Una vez fecundado, se pueden realizar pruebas de trastornos genéticos al óvulo. Uno o más de los embriones se traslada al útero de la mujer, en donde se espera que se implante y desarrolle hasta convertirse en un embarazo normal. Los embriones que no se utilizan se pueden preservar congelados (criopreservación) para uso futuro.

Desde el nacimiento del primer bebé por medio de fertilización in vitro en 1978, 4 millones de bebés en todo el mundo han nacido con la ayuda de la FIV. En el 2010, el pionero de la FIV, Robert Edwards, ganó el Premio Nobel de Medicina. Estudios a largo plazo han demostrado que los niños de FIV son tan saludables e inteligentes como los niños que se conciben normalmente.

El tratamiento de FIV es uno de los más populares y más recomendados para lograr un embarazo debido a que tiene el índice de éxito más alto de todas las opciones de tratamiento de infertilidad. Las tasas de concepción para las parejas jóvenes que tratan de lograr un embarazo de forma natural son de 20% a 25%. Actualmente, el promedio del índice nacional de embarazos por medio de FIV es mejor que uno en tres y puede ser tan alto como 40% a 45% dependiendo de la edad de la mujer.

Al principio, la FIV se utilizó para el tratamiento de las mujeres con las trompas de Falopio bloqueadas, dañadas o ausentes. Sin embargo, actualmente la FIV se utiliza para tratar muchas causas de infertilidad. Los avances médicos también han permitido a los médicos que implanten satisfactoriamente solo un embrión a la vez, lo cual disminuye los riesgos de la salud, tanto en la madre como en los bebés, asociados con nacimientos múltiples.

¿Cuándo se recomienda la FIV?

La FIV puede ser la mejor opción inicial si una mujer no tiene o tiene trompas de Falopio que no funcionan o si la pareja masculina tiene un conteo de espermas extremadamente bajo. En otros casos, se pueden tratar primero con otros tratamientos de fertilidad, como la inseminación intrauterina y, si no se tiene éxito, la FIV es el siguiente paso. La FIV también se puede usar cuando el diagnóstico genético de embriones es deseable o necesario para garantizar que el bebé no herede enfermedades genéticas de sus padres. La FIV también apoya la concepción para las mujeres que están al final de sus años 30 y a principios de sus años 40, quienes no han podido quedar embarazadas por su cuenta.

Cuando se realiza con esperma de donante u óvulos de donantes, la FIV permite que los hombres y las mujeres tengan la posibilidad de embarazarse, tener hijos y ser padres biológicos, que de otra manera no tendrían la posibilidad de experimentar el embarazo, así como las parejas del mismo sexo y “madres por decisión” (mujeres solteras que eligen ser madres).

Fertilización in vitro Proceso, riesgos y consentimiento

Tratamiento de infertilidad

Para algunas situaciones la FIV puede sugerirse como el primer tratamiento. En otros casos, la FIV se recomienda solo si un tratamiento más simple falla. Las condiciones más comunes para las que la FIV se recomiende usualmente incluyen:

  • Infertilidad relacionada con la edad. La calidad de los óvulos de una mujer se reduce con la edad, pero en muchos casos esto se puede superar con el tratamiento de FIV sólo o junto con otras técnicas de reproducción asistida.
  • Baja reserva de ovarios. Algunas veces, una mujer sufre de baja calidad de óvulos o baja cantidad de óvulos más temprano en la vida, lo que también se puede tratar con la FIV.
  • Anovulación. La mayoría de las pacientes que no ovulan (anovulación) tienen el síndrome de ovarios poliquísticos y usualmente concebirán usando tratamientos más simples que la FIV, como terapia de hormonas, pero tienen buenos resultados cuando se utiliza la FIV.
  • Infertilidad inexplicable. Aproximadamente una quinta parte de las parejas infértiles no tienen una causa identificada. Con frecuencia, la FIV es exitosa para muchos de estos casos.
  • Daño a las trompas de Falopio/Factores tubáricos. La infertilidad ocasionada por daños significativos a las trompas de Falopio solo se pueden tratar a través de reparación quirúrgica o usando la FIV, que sustituye el uso de las trompas.
  • Infertilidad por factor masculino. Desde 1993, los médicos han podido lograr la concepción en el laboratorio de FIV con esperma anormal utilizando ICSI (inyección de esperma intracitoplásmico). La ICSI se recomienda cuando existen problemas con el esperma, si se recupera el esperma quirúrgicamente o, si han fallado los intentos de fertilización IV.
  • Endometriosis. La endometriosis puede tratarse efectivamente con cirugía laparoscópica, pero la FIV es una segunda línea muy eficaz de tratamiento si se comprueba que el tratamiento inicial no es satisfactorio.
  • Anormalidades genéticas. El diagnóstico genético previo al implante (Preimplantation genetic diagnosis, PGD) es un método para probar los embriones antes de implantarlos. Es adecuado si cualquiera de los padres es portador potencial de enfermedades genéticas y anormalidades de cromosomas relacionadas con la edad o fortuitas que ocasionan abortos recurrentes o fallas previas de la FIV. Para estos pacientes, los médicos pueden sugerir el diagnóstico genético previo al implante (PGD), el cual permite que los médicos revisen los embriones antes de implantarlos.
  • Pérdida de embarazo recurrente. Si una pareja ha sufrido tres o más abortos, el tratamiento de FIV puede permitir que se implante un embrión sano, lo cual puede incrementar las posibilidades de un embarazo a término.